Montehermoso Cultural

Montehermoso Cultural

domingo, 17 de septiembre de 2017

Escudo de la Orden de Santiago en La Atalaya


Escudo de la Orden de Santiago que se hallaba en la antigua Ermita de Santiago situada en La Atalaya en Montehermoso (Cáceres), donde se encontraba el castillo del mismo nombre. El escudo lo forman la Cruz de Santiago, que es una cruz latina de gules simulando una espada con forma de flor de lis en la empuñadura y en los brazos y cuatro conchas o “Vieiras”.

lunes, 28 de agosto de 2017

Homenaje y reconocimiento en Plasencia a Montehermoso y a los familiares y descendientes que aparecen en el cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla

 Representantes de la familia Galindo

El 1 de agosto de 2017 en el Martes Mayor de Plasencia y con motivo del centenario del cuadro "El Mercado" de Joaquín Sorolla, el ayuntamiento de esta ciudad, hizo un gran reconocimiento al pueblo de Montehermoso y rindió un emotivo homenaje a los paisanos de Montehermoso que aparecen en esta gran obra del pintor valenciano. Al acto acudieron varios descendientes de estas personas que quedaron inmortalizadas para la historia de la pintura universal. 

Durante varios días estuve investigando, recopilando datos y entrevistándome con descendientes y familiares de estos Montehermoseños internacionales y con personas mayores del pueblo. 

Con motivo del centenario del cuadro "El Mercado" de Joaquín Sorolla, recuperé instantes y anécdotas de la vida de los montehermoseños en el mercado de Plasencia en los albores del siglo XX. También rescaté muchos recuerdos olvidados sobre los paisanos de Montehermoso que aparecen en esta gran obra del pintor valenciano y a la vez pude admirar y estudiar al detalle impresionantes imágenes de aquella época lejana que ha marcado un lugar en la historia de Plasencia y Montehermoso.
Representantes de la familia Iglesias. De izquierda a derecha, Trinidad Gutiérrez Iglesias (Biznieta), Inocencia Iglesias Domínguez (nieta), Lucila Iglesias Garrido (nieta), Rufina Iglesias Domínguez (nieta) y Concha Iglesias Garrido (nieta)

Mi agradecimiento al ayuntamiento y a la ciudad de Plasencia por esta hermosa iniciativa que estuvo encaminada a ensalzar los lazos históricos, culturales y comerciales con el pueblo de Montehermoso. 

También quiero mostrar especialmente mi sincero agradecimiento a todos los familiares con los que me he entrevistado durante este tiempo. Ha sido un placer compartir con ellos estos momentos, además de disfrutar y vivir junto a ellos el homenaje por el centenario de este cuadro legendario, embellecido por la indumentaria tradicional que lucen los montehermoseños. Gracias por vuestro cariño y comprensión.
Con varios representantes de la familia Iglesias y de la familia Galindo

Fue un día lleno de emociones en el ayuntamiento de Plasencia con motivo del reconocimiento a Montehermoso y el homenaje a los familiares y descendientes de los montehermoseños que aparecen en el cuadro de Sorolla "El Mercado".

En este acto se descubrió una copia del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla, a cargo del alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro García-Polo y la alcaldesa de Montehermoso, Marimar Mateos Garrido. Este trabajo fue realizado por la pintora placentina Puerto Encinas.
Con Puerto Encinas, la autora de la reproducción del cuadro

También asistió Fabiola Lorente-Sorolla, bisnieta del autor, que se mostró muy emocionada durante el acto y que se ganó el cariño de todo el mundo, especialmente de los familiares y descendientes de los montehermoseños que aparecen en el cuadro.

La nota de color, arte, folclore y tradición la llevaron a cabo los componentes de Sabor Añejo de Montehermoso que animaron el acto con sus bailes y canciones tradicionales.
Aquí con Fabiola A. Lorente-Sorolla, bisnieta del pintor y con la cual tuve el grandísimo honor de compartir el acto. La he visto llorar de emoción al ver a las montehermoseñas vestidas con su gorra y su traje tradicional y cuando le hablaba de los paisanos que eligió su bisabuelo Joaquín Sorolla, y la vida, historia y anécdotas de aquella época en la que pintó esta espectacular obra.

El 9 de agosto tuve la oportunidad de visitar el Museo Sorolla, donde ella amablemente me acompañó. Su amabilidad, cariño y simpatía ha cautivado a todos los familiares que acudieron al acto.
La montehermoseña que acompaña la fotografía, no le hace falta el traje ni la gorra para destacar su hermosura y su gran corazón. Ella es bisnieta de Jacinto Galindo Morcillo (tío Jacinto Sartén), el modelo que aparece de espaldas con sombrero calañés y unas alforjas al hombro.



Discurso de agradecimiento leído por Concha Iglesias Garrido, nieta de Genaro Iglesias Gordo, en nombre de todos los familiares y descendientes que aparecen en el cuadro

En nombre de todos los familiares y descendientes de los montehermoseños que aparecen en esta gran obra del pintor Joaquín Sorolla, quisiera iniciar estas palabras con un agradecimiento especial al ayuntamiento de Plasencia y a su alcalde, Fernando Pizarro García-Polo, por haber tenido el grandísimo honor de habernos invitado a este acto tan emotivo en reconocimiento de la localidad de Montehermoso, donde además se conmemora el centenario del cuadro “El Mercado”, pintado en esta hermosa ciudad de Plasencia en el año 1917 y a la cual nos unen importantes lazos históricos, culturales y comerciales.

En primer lugar, quisiera expresar mi más sincera felicitación y mostrar mi cariño y respeto a todas las personas que han venido desde Montehermoso representando a los familiares que quedaron inmortalizados por el célebre pintor valenciano, y también por supuesto a todos los paisanos que nos acompañan y al público presente.

Este acontecimiento me permite también agradecer públicamente el apoyo de todas las autoridades y personalidades aquí representadas, ya que es un motivo de satisfacción que compartan con nosotros este momento tan entrañable.

Han sido unos días en el que todos hemos estado esperando impacientes este momento que recibimos con mucha ilusión, y que gracias al esfuerzo y el apoyo de varias personas e instituciones han hecho posible que podamos estar hoy recibiendo este homenaje junto a nuestros seres queridos. En particular quiero hacer una mención especial a Genaro Iglesias Gordo, mi abuelo, así como al resto de los montehermoseños que aparecen en el cuadro de Joaquín Sorolla.

También quiero dar las gracias especialmente a Juan Jesús Sánchez Alcón por el gran trabajo que ha realizado y por haber conseguido reunirnos a los familiares aquí presentes.

Nos sentimos muy orgullosos de estar aquí representando a estos montehermoseños internacionales, y vuelvo a expresar en nombre de todos los familiares aquí presentes, lo agradecidos y contentos que estamos porque ellos formen parte de esta obra y de este momento histórico junto a la Ciudad de Plasencia.


Muchas gracias

Blanca Martín Delgado, Presidenta de la Asamblea de Extremadura, un servidor y Fernando Pizarro garcía-Polo, Alcalde de Plasencia, en el momento en que se me entrega una lámina del cuadro, en reconocimiento del trabajo realizado y la colaboración con el Ayuntamiento de Plasencia en el homenaje a los montehermoseños. Fotografía cortesía de José Vidal Lucia Egido

sábado, 26 de agosto de 2017

Actos conmemorativos en Plasencia dedicados al centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla


Con motivo del centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla, se han organizado varios eventos para conmemorar esta efeméride. Desde el Ayuntamiento de Plasencia se van a realizar varias celebraciones a lo largo del año para rendir homenaje a esta gran obra del pintor valenciano. Entre las múltiples actividades destacan la exposición de los trabajos realizados por los alumnos de varios centros educativos de Plasencia y que giraron en torno al cuadro de Sorolla, estos trabajos se expusieron en la primera planta de la céntrica plaza del mercado. Conferencia en el Seminario Diocesano de Plasencia a cargo de Fernando Talaván Morín, Licenciado en Historia del Arte. “Sorolla, Plasencia y la pintura cacereña de principios del siglo XX”, organizada por la Sociedad Extremeña de Arqueología y Patrimonio con motivo del centenario de la estancia del pintor Joaquín Sorolla en Plasencia. Se estrenará una obra musical con motivo del centenario, que ha sido compuesta por Alicia Terrón y está basada en la obra de Sorolla. Este evento se realizará en el Palacio de Congresos y contará con la presencia de la Orquesta de Extremadura. Una jornada de tapas con productos del mercado a cabo la Escuela Municipal de Cocina.

Todas las personas que visitan Plasencia, pueden ver desde esta primavera una lona sobre la fachada de un edificio con una gran reproducción del cuadro “El mercado” de 10×10 metros, que podemos ver en la entrada por el Puente Trujillo. También este año en el Martes Mayor se ha dedicado una parte destacada de su programación a Joaquín Sorolla y al cuadro 'El mercado', representando la actividad del tradicional mercadillo placentino en las primeras décadas del siglo XX.

El jueves 6 de julio asistí invitado a una reunión en el Ayuntamiento de Plasencia sobre los actos a celebrar en conmemoración del centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla. En ella se me propone informar a los familiares para rendirles un histórico homenaje. El alcalde expuso la iniciativa de entregar una lámina del cuadro a los descendientes más directos de los paisanos de Montehermoso que aparecen en esta obra, en un acto institucional que se celebró en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Plasencia con motivo del Martes Mayor, homenajeando a los familiares de los paisanos de Montehermoso y con ello también reivindicar los lazos históricos y comerciales que esta ciudad siempre ha tenido con nuestro pueblo.

En la celebración de las actividades relacionadas con la conmemoración del centenario del cuadro “El Mercado” de Sorolla en forma de charlas, exposiciones y otros eventos participan y colaboran distintas instituciones, colectivos y organizaciones como: la Junta de Extremadura, la Diputación de Cáceres, la Casa Sorolla de Madrid, la Universidad Popular, el Museo Etnográfico, el Centro de Iniciativas Turísticas, el Conservatorio, la Banda de Música 'Ciudad de Plasencia', la Filmoteca de Extremadura, la Escuela Oficial de Idiomas, La Colectiva Errante, la Asociación Cultural 'Pedro de Trejo', la Asociación de Artesanos de Plasencia, etc.

viernes, 25 de agosto de 2017

Centenario del cuadro “El Mercado. Extremadura” de Joaquín Sorolla


Este año se conmemora el centenario del cuadro “El Mercado”, esta magnífica obra que fue pintada por Sorolla entre octubre y noviembre del año 1917 es un cuadro de grandes dimensiones que representa a Extremadura y que forma parte de la exposición de 14 grandes lienzos de la serie “Visiones de España” que le encargó el magnate norteamericano Archer Milton Huntington. En él se refleja un día del típico mercado de los martes en Plasencia con tres paisanos de Montehermoso ataviados a la antigua usanza y cuatro mujeres y una niña con el traje típico de Montehermoso, luciendo todos ellos la indumentaria típica tradicional entre una piara de cerdos en primer plano, y al fondo el conjunto monumental de la ciudad de Plasencia, su Catedral, el Palacio del Obispo y el Puente de Trujillo al fondo. Esta obra ocupa un lugar preferente en salón principal de la Hispanic Society of America en Nueva York.

Esta pintura que tantos desvelos me ha traído para averiguar pequeños detalles de ese momento histórico, sigue siendo mi preferida. No quiero olvidar la figura de Santiago Martínez Martín, el discípulo favorito de Sorolla que tanto tuvo que ver en la grandiosidad de este cuadro. Los que me conocéis sabéis que llevo tiempo investigando y reparando en detalles que muchas veces pasan desapercibidos en las fotografías antiguas, especialmente en las imágenes costumbristas de los montehermoseños que aparecen en el cuadro de Sorolla y a los cuales voy a dedicar un próximo capítulo con información más detallada. He podido indagar en toda la secuencia histórica que rodeó a esta magnífica obra que realizó el gran pintor en la ciudad de Plasencia en el año 1917 a través de unas espectaculares imágenes de la época muy poco conocidas en las que aparecen varios montehermoseños que le sirvieron de inspiración para la recreación del cuadro final.

jueves, 24 de agosto de 2017

El año del centenario de la obra de Joaquín Sorolla "El Mercado" vivido intensamente desde Montehermoso


El año del centenario de la obra de Joaquín Sorolla "El Mercado" vivido intensamente desde Montehermoso.

Como muchos de vosotros sabéis, después de unas semanas con homenajes en Plasencia, he continuado con una visita al Museo Sorolla en Madrid acompañado por Fabiola A. Lorente-Sorolla. He realizado una charla en el centro de Mayores de Montehermoso dedicada a esta obra y a los montehermoseños que aparecen en ella, explicando la historia y la vida de las gentes de Montehermoso en el año 1917. También he colaborado en el catálogo conmemorativo del centenario del cuadro El Mercado para el Museo de Cáceres con el artículo "Los montehermoseños en el cuadro “El Mercado” de Joaquín Sorolla".

Ahora empiezo con las próximas charlas y conferencias que se celebraran en los meses de octubre y noviembre, donde tendré el honor de participar en dos de ellas. Además, me han propuesto impartir varias charlas más y la invitación para ir a Madrid y llevar la conferencia sobre la gorra de Montehermoso.

Esto es divulgación cultural hecha desde el corazón para difundir y poner en valor la historia, el patrimonio y la cultura tradicional de Montehermoso.

Y una vez terminados los actos y eventos que conmemoran el centenario del cuadro “El Mercado” de Joaquín Sorolla, nos embarcaremos en nuevas historias y proyectos relacionados con nuestro patrimonio cultural y natural.

martes, 22 de agosto de 2017

Sobre la Gorra y el traje típico de Montehermoso

Montehermoseñas en el Mercado Rural de Montehermoso 2017

La Gorra de Montehermoso es conocida a nivel mundial y todo ello se lo debemos principalmente a Joaquín Sorolla, que la inmortalizó en el año 1917 en su cuadro “Extremadura. El Mercado” a un grupo de hombres y mujeres de Montehermoso que iban ataviados con su vestimenta tradicional. 

Ese fue el comienzo del éxito internacional del traje típico de Montehermoso y de su famosa gorra que años más tarde plasmaron grandes maestros de la fotografía como José Ortiz Echagüe (1931) o Ruth Matilda Anderson (1928 y 1949).

Anteriormente pudimos ver las imágenes más antiguas del traje típico de Montehermoso en las fotografías de Jean Laurent en la boda de Alfonso XII y María de Las Mercedes (1878) y de Luis Tarszensky, el Conde de Lipa en 1867, con estos datos podemos asegurar que las fotografías del Conde de Lipa son las primeras imágenes donde aparece una pareja de montehermoseños posando con su traje típico. 

La indumentaria tradicional de Montehermoso se ha convertido en todo un símbolo de nuestra comunidad, en un preciado legado cultural que nos identifica y que afianza nuestras raíces y nuestras señas de identidad.

El traje de gala de la mujer montehermoseña es uno de los más bellos de España y las montehermoseñas lo lucen sabiendo que ha de llevarse con respeto y con el orgullo de saber que es una joya de nuestra historia y de nuestra cultura tradicional, y que son portadoras de los valores culturales que conservamos con esmero desde hace siglos.

El traje típico de Montehermoso no es un disfraz, es un tesoro que debemos cuidar y respetar, por eso es necesario reivindicar el buen uso de nuestra indumentaria tradicional, para que no se pierdan o adulteren nuestros símbolos y tradiciones, y con ello preservar las raíces de nuestro pueblo. Por todo ello, es necesario profundizar en el conocimiento de nuestra historia y nuestras tradiciones, incidiendo y apelando al respeto y el buen uso de nuestra indumentaria tradicional.


Dedicado a las mujeres montehermoseñas y por supuesto a todas las extremeñas

sábado, 8 de julio de 2017

Antoñita Moreno y la Gorra de Montehermoso

Este disco de Antoñita Moreno lo vi en una ocasión en el rastro en el año 1984, a la persona que lo llevaba le decía que esa gorra era de Montehermoso y que era conocida en todo el mundo. Me viene a mis recuerdos porque aquel hombre me dijo que había comprado el disco por la hermosura de la gorra que ya conocía y que había visto reflejada en un cuadro de Sorolla.

Y como estos días estoy con Sorolla y los paisanos de Montehermoso, bien vale traer esta imagen a mis recuerdos. Gracias a un buen amigo que el jueves tras una reunión en Plasencia y después de un buen rato de hablar de la historia de los montehermoseños que aparecen en el cuadro de Sorolla, de la gorra y las costumbres y tradiciones de Montehermoso me rescató esta portada histórica donde se ensalzan los valores del folclore y el tocado de la indumentaria tradicional de Montehermoso.

La Gorra y el traje típico de Montehermoso, símbolos de la cultura tradicional de un pueblo que lucha por conservar sus raíces y sus señas de identidad.

viernes, 23 de junio de 2017

Historias de tiempos pasados


Recuerdo una noche al comienzo del verano, donde la luna aparecia emergiendo entre los tejados para dejarnos su imponente presencia. Donde las sabias palabras de las personas mayores aconsejaban serenamente a unos inquietos jovenzuelos que jugaban acalorados en la calle.

Donde las historias que contaban de tiempos pasados hacían brillar aquellos ojos con tanta fuerza, que parecían estar viviendo el instante que narraban.

Y recuerdo como sentado en el suelo escuchaba sin pestañear cada palabra, cada momento y el sentimiento que albergaba.

Y observador y curioso por naturaleza preguntaba una y otra vez. Quería saber más del pasado, quería aprender de esas vivencias.

Y un día pregunté - ¿y donde está la Vereda de los Valientes?-

Y una persona mayor esbozando una sonrisa me respondió.

- ¿y como sabes tu de esa vereda?-

- La he oido comentar muchas veces y me entusiasma saber donde estaba y porqué así se llamaba.-

- Esa vereda será la que deberás escoger en la vida-, me contestó, y relató historias pasadas de hombres nobles y valientes de un pueblo llamado Montehermoso.

A Miguel Garrido Domínguez, un hombre sabio de Montehermoso

viernes, 16 de junio de 2017

"No hay fin en la vida". Nuevo libro de Paquita Sánchez Gómez


Ya ha salido a la luz el nuevo libro de Paquita Sánchez Gómez "No hay fin en la vida", autora del relato "Simón Giménez Alcón el bandolero extremeño". Un gran honor el que entre sus páginas le dedique un capitulo a mi persona con tanta emoción y sentimiento.

En este libro el lector encontrará 24 relatos cortos, muy distintos entre sí, en cuanto al contenido y las temáticas se refiere. Cada​ uno de ellos cuenta una historia entre realidad y ficción.

Con cada relato podemos pasear por ciudades españolas y extranjeras. Entrar en lo sentimientos más profundos llevados de la mano de la autora, cuyo único fin es proporcionarnos un rato ameno y sumergirnos en un mundo real y de fantasía plasmado en sus páginas.

Información y pedidos: 927 417 557


sábado, 10 de junio de 2017

La historia de un pueblo y su gente

Fotografía: Ruth M. Anderson
Modelo: Crescencia Rivera Gutiérrez
Lugar: Montehermoso (Cáceres)
Año: 1928
The Hispanic Society of America (New York)


La historia de un pueblo y su gente

Las personas somos parte de la historia de un pueblo y de todos los hechos y acontecimientos sucedidos en cada momento de nuestras vidas.

Si no conocemos nuestra cultura nunca podremos valorar el verdadero origen y significado de nuestra historia.

Si no respetamos nuestro patrimonio, estamos renegando de nuestro pasado.

Si no tenemos apego por nuestras raíces, estamos condenados a perder nuestras señas de identidad.

Pero en nuestro camino encontramos personas únicas y solidarias que luchan y trabajan por conservar nuestra cultura, nuestro patrimonio y nuestras señas de identidad. Pilares fundamentales que forman la historia de un pueblo y su gente.

Todo ello, con el noble objetivo de preservar nuestro pasado común para mejorar el presente y con el tiempo ofrecer un futuro mejor, que sea más justo y solidario.

Montehermoso (Cáceres), un 7 de junio de 2017

Juan Jesús Sánchez Alcón

martes, 23 de mayo de 2017

A Juan Jesús de Paquita Sánchez Gómez


A Juan Jesús

Tu naciste tierra adentro
pero lo mismo que el mar,
encierras grandes tesoros
que nada puede igualar.

Has fondeado los mares
de la historia de otros tiempos,
y has encontrado tesoros
que nadie había descubierto.

A través de la palabra
con amor y con respeto,
estás dando a conocer
todos tus descubrimientos.

Te vas abriendo camino
y en este tu caminar,
como escribiera Machado
haces camino al andar.

Espíritu aventurero
explorador incansable,
estudias a Extremadura
como jamás lo ha hecho nadie.

Unido a tu gran talento
y como buen extremeño,
tú dejas para la historia
lo que aquí vas descubriendo.

Has descubierto en tu pueblo
un pasado y un presente,
las raíces que en el tiempo
son patrimonio solvente.

Porque Extremadura tiene
tesoros de gran valor,
y entre sus grandes tesoros
el Valle del Alagón.

Montehermoso es uno de ellos,
el pueblo en que tu naciste,
ese de grandes historias,
esas que tu descubriste.

Recibiste de tus padres
cultura y saber estar,
lo que vale más que el oro,
su cariño y su bondad.

Por eso eres hombre noble
generoso y liberal,
tus conferencias son signo
de tu generosidad.

Yo quiero que reconozcan
las personas de tu pueblo,
el talento que tu tienes,
tu trabajo y tus desvelos.

Paquita Sánchez Gómez

miércoles, 10 de mayo de 2017

El muchacho que quería ser perro

“Segadores”. María Concepción Borrego Ruiz

     Recuerdo cuando trabajaba en el campo en aquellos calurosos días de verano de finales de los 70. Por aquel entonces era yo un adolescente y era la época en la que triunfaba en las carteleras la película Grease y algunos mozos del lugar imitaban los peinados y la ropa de John Travolta.

      A mi memoria viene como sentía el calor de la tierra bajo el sol radiante y el agua corriendo por los surcos serpenteantes del maíz. Mi madre se afanaba en el huerto que siempre tenía rodeado de hermosas flores y olorosas plantas de albahaca.

Por las tardes miraba cada día el horizonte para ver la posición del sol. Era muy observador y tenía controlada la hora de la merienda cuando ponía los dedos índice y pulgar describiendo un ángulo de 90 grados, donde el índice era el punto del sol, y el pulgar la línea del horizonte. Sabía que entonces eran las siete de la tarde. Pero que con el paso de los días, el punto del sol iría bajando poco a poco hacia abajo, señal de que las horas de luz se acortaban y los días mermaban.

Pero vamos a lo nuestro, a la merienda. Índice, pulgar, ángulo recto, siete de la tarde. ¿Qué faltaba? Pues faltaba la voz de mi padre.

 – ¡A la merendilla! –

Corría que echaban humo las zapatillas “regaoras” tan usadas en aquellos tiempos. Mi madre había preparado un buen gazpacho con los tomates del huerto. Luego un buen cacho de chorizo de la matanza y unas “tajás” de sandia recién cortada. Como me gustaba la hora de la merienda.

Mi padre me contaba muchas veces la historia del muchacho que quería ser perro cuando merendábamos. Yo seguía riéndome como si la hubiera escuchado la primera vez, luego al terminar se echaba un cigarro y un trago de vino y volvíamos a la faena.

"Segadores". Manuel Hernández Rojo

  La historia era la siguiente.

Estaban un padre y un hijo trabajando en la siega. Esta labor siempre se hacia en verano, cuando el calor apretaba. Segaban de sol a sol, durmiendo muchas veces en la era bajo el regazo de una encina.

En una ocasión el padre mandó al hijo a por el barril de agua que estaba a la sombra. Al ir a recogerlo observó como el perro que tenían dormía panza arriba encima de la albarda y esto le dejó pensando. Cogió el barril y se dirigió donde el padre sin dejar de mirar atrás al can, que con un ojo abierto se extrañaba de las intenciones del zagal. Al llegar a donde el padre, este se levantó y le preguntó que miraba con tanta insistencia, a lo que el hijo solo respondió encogiéndose de hombros. Entonces mientras echaban un trago de agua y hacían un alto, el hijo le dijo al padre. 

Julien Dupré (1851-1910)

 – Padre, a mi me gustaría tener la vida que llevan los perros –.

Y señaló al perro que dormía plácidamente bajo la sombra de la encina mientras ellos segaban.

El padre no le hizo mucho aprecio a sus palabras y continuó con la faena.

Al día siguiente le volvió a decir lo mismo, al ver nuevamente al perro todo estirado cuando ellos arrancaban la faena después de una pequeña siesta al acabar de comer.

El padre le dijo.

– ¿Estás seguro se eso hijo? –.

Y el contestó afirmando con la cabeza y diciendo.

– Padre, yo quiero vivir como un perro –. 
Ante tanta insistencia el padre decidió darle un buen escarmiento y espero al día siguiente para que el hijo recibiera una lección que no olvidaría jamás.
 
 “Segadores” (1974). Vela Zanetti (1913-1999)

   Se levantan por la mañana muy temprano, desayunan y se lían con la faena. Apenas el sol empezaba a calentar, el hijo levanta la cabeza y ve al perro que presto se dispone a buscar la albarda a la sombra de la encina.

– Ya no aguanto más, yo quiero vivir como un perro y estar todo el día a la sombra –.

– Está bien hijo, coge tus cosas y deja la tarea, ya acabo yo la siega –.

El hijo pegó un respingo y riendo salió raudo y veloz en dirección de la encina. El hombre siguió su faena y de vez en cuando miraba de reojo al muchacho como disfrutaba tumbado sonriente debajo de la sombra de la encina y enredando con unas piedras a modo de chinarros.
 
 Julien Dupré (1851-1910)

       Llegó la hora de comer y el hombre dio agua y heno a los mulos y después descolgó las alforjas de una rama y se dispuso al “Jateo”. En esto que viene el hijo corriendo y se sentó relamiéndose y frotándose las manos enfrente del padre.

Pero entonces este lo miró y le dio con el pie apartándole diciendo.

Chucho fuera. ¡Hala pacullá! –.

El hijo extrañado se quedó quieto, pero al momento volvió a sentarse pensando que era una broma del padre. Pero se encontró de nuevo con la misma respuesta.

Chucho joio. ¡Hala pallá judinganu! –.

Entonces el hijo le preguntó.

¿Porque hace eso padre? –.

Y el padre le contestó.

– ¿No querías ser un perro? Pues vas a comer el ultimo y solo las sobras que yo te de. Si no quieres trabajar y agachar la rabailla para vivir como un perro todo el día a la sombra, esa es la vida que vas a llevar–.

Y el padre después de comer llamó a los perros.

– Kis, kis, kis Toby. Ven a comer –.

Y Toby vino moviendo el rabo y comió gustoso y agradecido lo que el hombre le dio. Luego dijo.

– Kis, kis, kis Toño. Ven a comer –.

Y el hijo lo miró con cara de pocos amigos y se fue de nuevo a echar la siesta.


“El  reposo de los segadores”. Julien Dupré (1851-1910)

 Toda la tarde se tiró el muchacho a la sombra de la encina mientras el padre segaba al santo sol, sin apenas un descanso para sacar la trasera del que te cuento (el trabajo del hijo).

     Al atardecer, dio el padre de mano y empezó a erguirse lentamente, ya que no era capaz de enderezarse después de estar todo el día sin levantar cabeza. Caminaba despacio y pensaba que por mucho que le doliera la situación, debía seguir con el correctivo, ya que el mostraba poca pena por su fatiga y estado. 

     Cuando en el horizonte ya salían las primeras estrellas atendió a los mulos y los bajó a una charca para darles de beber, que ni eso hacia el perro del hijo (nunca mejor dicho). Cuando terminó, extendió la manta de tira y se dispuso a cenar algo. El muchacho volvió a ponerse cerca por si ya se le había pasado el enfado al padre. Sus tripas ya sonaban como las turutas de Semana Santa del hambre que tenía. Pero el padre nuevamente sacó solo para el y para “los perros” al final.  

 “A dog” (1899). Theo Van Doesburg (1883-1931)

     La “gazuza” que tenía le hizo coger un mendrugo de pan duro y comérselo sin pestañear junto al perro que se extrañaba de verle comiendo junto a el y compartir la albarda por la noche.

A la mañana siguiente el padre se levanta y prepara el puchero del café. Entonces al olerlo, el perro, digo, el hijo. Bueno, el perro del hijo acude corriendo y le dice al padre.

– Sabe padre, he pensado que ya no quiero vivir más como un perro –.

El padre le puso el café que se lo bebió de un solo trago, tan rápido que no le dio tiempo de llegar al estomago, por lo que le sirvió otra taza más para que las tripas se calmaran y le ofreció pan y queso que devoró sin apenas masticar.

Y sin esperar a que el padre le diera tiempo a recoger, ya estaba hoz en mano segando y pensando en la lección que había recibido de su padre por querer vivir como un perro para no trabajar.

 “Segador con hoz”. Vincent Van Gogh (1853-1890)

Notas de la narración:

He recibido muchos mensajes felicitándome por esta historia que tantas veces escuchamos de las bocas de nuestros padres y abuelos. Pero también he recibido otros mensajes y correos interesándose por algunas de las palabras que aquí aparecen y que nos muestran parte de la singularidad del habla popular montehermoseña. Por eso pongo este pequeño glosario con las palabras que la gente me ha preguntado que no entendían por ser de otras partes del mundo.

Albahaca: Hierba aromática anual de la familia de las lamiáceas que tiene la facultad de ahuyentar los mosquitos y sirve tanto como para condimento en la cocina y como planta medicinal.

Zapatillas regaoras: Las zapatillas regaoras eran las sandalias cangrejeras, abiertas y con un cierre de hebilla para poder sujetarlas. Se usaban mucho en verano.

Gazpacho: Sopa fría que se realiza de diversas maneras depende del sitio y de la época. Hay gazpacho con tomate, pimiento, cebolla, ajo, poleo y trozos de pan duro, aderezados con aceite, vinagre y sal. Hay gazpacho de huevo y gazpacho con melón o pepinillo.

Cacho: Trozo o pedazo.

Tajá: Raja, porción.

Era: La era es el lugar de trabajo en un terreno dedicado a trillar los cereales para luego aventarlos y así obtener el grano.

Barril: Botijo de barro para conservar el agua.

Albarda: Pieza que se ponía sobre el lomo de las caballerías para montar sobre ellas o llevar la carga sin que se les molestara.

Respingo: Salto o sacudida del cuerpo que es causada por un sobresalto o sorpresa.

Jateo: Comida.

Hala pacullá: Hala para allá.

Hala pallá judinganu: Hala para allá malo, travieso.

Joío: Esto viene a ser como bicho malo o pícaro.

Rabailla o rebailla: Rabadilla. Extremo inferior de la columna vertebral.

Manta de tira: Mantas que se hacían con lana, tela y tiras de trapo o algodón reciclado.

Turutas: Instrumento de viento parecido a las cornetas.

Gazuza: Sinónimo de hambre.

 Y como os han gustado las ilustraciones, os dejo estas obras maravillasosas. Muchas gracias.

 
“Segador”. María Teresa de Castro


 “La siesta” Jean-François Millet (1814-1875)

 
“La siesta” Vicent Van Gogh (1853-1890)


 “Perro durmiendo junto a un jarrón de terracota” (1650). Gerrit Dou (1613-1675)
Museum of Fine Arts, Boston

Montehermoso: Imágenes para la historia

Montehermoso: Imágenes para la historia

Centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla

Centenario del cuadro El Mercado de Joaquín Sorolla

Historias, leyendas y anécdotas de Montehermoso

Historias, leyendas y anécdotas de Montehermoso

Artículos de Montehermoso cultural

Enlace al Blog Montehermoso Natural

Enlace al Blog Montehermoso Natural
Educación Ambiental, Fauna y Flora, Medio Ambiente, Naturaleza, Ornitológia, Senderismo y Voluntariado Ambiental

Montehermoso Natural Sitio web en Facebook

Flora, Fauna y Aves

El Tiempo en Montehermoso

Buscador de artículos